¿POR QUÉ ESCRIBIR SOBRE LA GRATITUD?

Cuando somos emprendedores y debemos estar en “todo”, tendemos a olvidar asuntos tan importantes como el hecho de tomarnos una pausa para hacer un check in.

Al mencionar esto no me refiero a verificar si llegó el material que esperábamos, si se realizaron los pagos, las fechas de los compromisos, etc; me refiero específicamente a tomarse unos minutos para reflexionar sobre el estado de tu emprendimiento, la actitud de tu equipo de trabajo y la tuya propia.

Y precisamente, en mi constante búsqueda de crecimiento y aprendizaje, el mes pasado inicié un reto de yoga que estaba enfocado en la Gratitud.

Además del ejercicio físico, dicho reto implicó 21 días continuos de ejercicio mental y emocional porque debíamos procurar ser agradecidos y comportarnos en armonía con lo que eso significa. Luego de hacerlo por esa cantidad de días, creas el hábito y lo mantienes.

Justamente fue ese hábito lo que me dio el impulso para realizar pequeños cambios y ajustes en mi vida y en mi negocio, que día tras día se van traduciendo en cosas realmente extraordinarias.

Así que tomé como referencia todo esto y un poco más para compartir contigo algunas reflexiones sobre la gratitud, sus beneficios y acciones específicas para ponerlas en práctica desde ahora.

Cuando algo no va del todo bien, muchas veces se resuelve con un ligero cambio de actitud de las personas responsables de la labor, porque cuando cambias de una actitud negativa o apática a una positiva y proactiva, inmediatamente cambia también la forma de ver las cosas.

No digo que los problemas desaparecen; siguen existiendo, pero también verás la solución a los mismos porque así como te predispones a lo negativo, también te puedes predisponer a lo positivo. Esa es la idea.

AL PUNTO

Te propongo asumir una actitud de gratitud. Veamos qué quiero decir con esto.

La gratitud va más allá de ser o estar agradecido por las cosas buenas te suceden; se trata de apreciar de manera positiva todo lo que te pasa, de ver permanentemente una solución, una oportunidad, una alternativa, incluso en momentos difíciles o adversos.

¿Y de qué me sirve esto en mi negocio?

Los negocios están formados por personas y son ellas las que en gran parte crean la reputación de tu marca, incluso tú.

Escribo sobre la gratitud en su sentido amplio porque desencadena una serie de virtudes, que puestas en constante práctica, te permitirán crear hábitos para tener éxito, tranquilidad y satisfacción como emprendedor.

NO ES UN MERO DISCURSO MOTIVACIONAL.

Digo esto porque en efecto, existen investigaciones, como la de Martin Seligman (precursor del movimiento de psicología positiva), Robert Emmons (líder experto en gratitud), entre otros, en las que se han demostrado los beneficios que produce ser una persona agradecida.

Entre esos beneficios están el sentirse felices, tener menos stress, gozar de mayor energía y muchos más.

Esto, a su vez, hace que mejore tu salud emocional y ocurran cambios positivos en tu vida y en consecuencia,  en tu manera de hacer las cosas en tu negocio y en tu forma de relacionarte con los demás.

Los niveles de bienestar de las personas agradecidas son mucho mayores, son más productivas en sus trabajos, disfrutan más las relaciones sociales.

Cuando expresas gratitud con regularidad te vas volviendo más creativo y atraes a personas que están en tu misma búsqueda. Creas relaciones con las que creces en lo personal, laboral y espiritual.

Comportarse así es una puerta abierta a infinitas oportunidades de éxito y crecimiento.

¿QUÉ PUEDO HACER PARA LOGRARLO?

Todo comienza por querer hacerlo. Cuando honestamente sientas que estás en completa disposición de asumir una actitud de gratitud, puedes incorporar a tu vida, a tu trabajo, a tus relaciones con los demás, estos consejos:

1. Enfócate en lo positivo

Saca lo mejor de las personas, cosas, momentos, de todo lo que te sucede. Esto te permitirá tener una mentalidad abierta a la abundancia y será lo que atraerás.

2. Lleva un diario o registro de tu gratitud

Anota cada día todo lo positivo que te suceda, desde lo mínimo hasta lo más grande. Intenta hacerlo por 21 días para que crees el hábito y pasados esos 21 días, pueden suceder dos cosas: una, que desees continuar escribiendo cada día todas esas cosas positivas que te pasan; o que ya no te haga falta anotarlo porque al finalizar el día recuerdas todo, reflexionas de modo natural y agradeces.

Si te vas por la segunda opción, te recomiendo tomarte al menos 1 día de la semana para hacer ese registro, porque de esa manera podrás estar plenamente consciente de todo lo bueno que te sucede.

3. Desecha lo negativo

Deshazte de toda esa mentalidad contraria. Cada vez que tenemos este tipo de pensamientos es como si le estuviéramos dando una gotita de veneno a nuestro ser. Sé que no es fácil porque por naturaleza es lo primero que se nos viene a la mente, pero prueba poniéndote retos de 24 horas o más sin quejarte, criticar, juzgar o culpar. Hasta podría resultar divertido. Míralo como un ayuno de pensamientos negativos.

4. Adopta una actitud “Open Mind” (Mente abierta)

Comprende que las personas tienen sus matices y propias opiniones. Aprende a escuchar, apreciar y respetar la perspectiva de los demás; busca el aprendizaje y lo positivo de ello.

5. Espera lo bueno

Aun cuando el ambiente sea negativo, asume que te sucederán cosas positivas, actúa de buena voluntad; aprende a esperar que te sucedan cosas buenas, eso hace la gente exitosa. Como lo llaman Scott Shickler y Jeff Waller (creadores del Ultimate Life Institute), conviértete en un “paranoico inverso”.

6. Lleva a la acción tu gratitud

Agradece a las personas por lo mucho o poco que han hecho o puedan hacer por ti; procura realizar actos de generosidad con otros para que ellos también sean agradecidos.

Al principio te costará un poco, pero la idea es que se haga costumbre y que lo puedas hacer de manera natural, como cuando das los buenos días.

Aplica esta filosofía de vida en cada paso de tu emprendimiento o profesión, compártelo con la mayor cantidad de personas que puedas y ten presente lo que implica ser una persona agradecida.

REFLEXIONES FINALES

[ctt title=”“Desarrolla una actitud de gratitud, da gracias por todo lo que te sucede, sabiendo que cada paso que das te va a llevar a lograr algo mejor”. Brian Tracy.” tweet=”“Desarrolla una actitud de gratitud, da gracias por todo lo que te sucede, sabiendo que cada paso que das te va a llevar a lograr algo mejor”. Brian Tracy.” coverup=”YxiU3″]

El propósito de desarrollar una actitud de gratitud no es esconder tus emociones e intentar vivir permanentemente “alegre”; eso es un error.

Como seres humanos, es natural que en algunos momentos sintamos alegría, tristeza, rabia, temor, o cualquier otra emoción.

No puedes prohibirte sentir cualquiera de ellas o suprimirlas, pero sí puedes administrarlas o manejarlas de manera responsable… ¿Cómo?

Como lo dice nuestra amiga María Antonieta Valderrama (Psicóloga y Consultora Externa de Vrander), con cada una de esas emociones tienes dos opciones para gestionarlas: la positiva y la negativa.

Concretemos con este par de ejemplos que ella muestra:

Gestion de emociones

¿List@ para asumir una actitud de gratitud?… Inténtalo por varios días y luego me comentas qué tal te fue.

¡Hasta pronto! 😉

Photocredit: BigStock

Mariel Díaz Tippolotti

Emprendedora en constante aprendizaje, convencida de que la actitud positiva ante la vida genera buenos resultados. Apasionada por el buen servicio, tanto para prestarlo como para recibirlo.

Twitter Linkedin Instagram
Comparte este post